No la persona, sino los hechos

17/02/2019

E D I T O R I A L

No la persona, sino los hechos

La Justicia tiene distintas acepciones dada la realidad que cada persona vive. La lengua griega aplica el término dikaios para aquel que practica la justicia, y se entiende como pleno cumplimiento de la ley, ahora bien, podríamos preguntarnos ¿qué ley? Puesto que muchas veces parece que las leyes terminan por satisfacer las necesidades de una minoría cada vez más denostada.

Justicia se ha convertido también en estandarte de una malinterpretación de la aplicación de ella misma, es decir, muchas veces nos atrevemos a querer aplicar la justicia aun sin tener la calidad moral necesaria para hacerlo, siendo que no hay persona que en algún instante de su vida no haya sido injusta. Lo cierto es que vivimos en un mundo injusto: por las personas, por sus actos, por sus intenciones… en cambio, si apareciera un justo, ya lo dijo Platón, lo asesinaríamos, porque nos pesaría mucho tener a quien nos señalara continuamente nuestras injusticias, y aunque lo tengamos, Aquél que puede juzgarnos no lo hace, sino que recuerda que son eternos su amor y su ternura: Dios.

 

La amistad como virtud y complacencia

CARLOS ALBINO MENDOZA SEDAS

Aristóteles define al hombre como un «zoon politikón» un animal, por así decirlo, social. Y es que realmente en nuestra naturaleza se encuentra esta realidad, ningún ser humano puede huir de ello, esto lo vemos reflejado en nuestra constante búsqueda por una amistad verdadera y placentera.

Muchos personajes han abordado el tema de la amistad, así como numerosas obras también lo han hecho. Y no es para menos pues más que una relación interpersonal es una virtud, una virtud que se puede compartir, ya que la amistad no es algo de quien sólo obtiene provecho una persona sino todos los involucrados en ella. Es virtud puesto que se obtienen numerosos frutos de una amistad como la unión, la solidaridad, la felicidad, etc., en contraposición con la enemistad que genera discordia, apatía, rencor, etc. La amistad encuentra su esencia en el amor fraterno, si no hay amor no hay amistad, un amor que nos lleva a entregarnos por completo hacia la otra persona, lo que se hace visible en la confianza que se genera dentro de la relación.

De igual manera la amistad es una complacencia, es decir, un placer compartido; esto lo podemos corroborar cuando experimentamos placer al estar con nuestros amigos, al compartir alegrías y penas, gustos y disgustos, logros y retos, y es un placer de tal magnitud que nos hace querer estar siempre con nuestros amigos. Además, constantemente intentamos complacer a nuestras amistades, buscando al mismo tiempo complacernos a nosotros mismos, y es el amor el que nos hace encontrar placer en el placer del otro. Con lo anterior podemos decir que la amistad no es egoísta más bien compartida.

La amistad es una virtud y una complacencia por lo tanto hagamos caso al sabio refrán «quien encuentra a un amigo encuentra un tesoro», un tesoro que se debe resguardar de toda amenaza exterior y, sobretodo, que se debe valorar y nunca dejar marchitar.

 

A propósito del Día del Ejército Mexicano

MARIO EVARISTO GONZÁLEZ MÉNDEZ

La historia del Ejército Mexicano es paralela a la historia del País; encuentra su origen en la época prehispánica y su consolidación institucional se forjó a través de las épocas históricas de independencia, reforma, revolución y de la Segunda Guerra Mundial a la fecha.

 

El ejército es la rama terrestre de las Fuerzas Armadas de México, en el Art. 1/o de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos refiere:

 

“El Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, son instituciones armadas permanentes que tienen las misiones generales siguientes: 

I. Defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación; 

II. Garantizar la seguridad interior; 

III. Auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas; 

IV. Realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país; y 

V. En caso de desastre prestar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio de las personas y sus bienes y la reconstrucción de las zonas afectadas”.

 

Si bien la acción del ejército ha sido altamente valorada en muchas ocasiones, especialmente en la aplicación del Plan DN-III-E, la confianza ciudadana en esta institución ha decrecido. Sus miembros no escapan de los actos de corrupción e impunidad que imperan en las instituciones de gobierno; diversas organizaciones civiles defensoras de derechos humanos han evidenciado y documentado abusos por parte de elementos del Ejército Mexicano, especialmente de alto rango.

 

El actual debate en torno a la aprobación de la Guardia Nacional se agudiza por experiencias donde el ejército ha sido movilizado como fuerza de represión política, operador de desapariciones y ejecuciones extrajudiciales, sin olvidar casos de violación sexual y tortura. No es para menos la preocupación: el pueblo espera una estrategia de seguridad pública que garantice la paz y la justicia que le ha sido arrebatada en los últimos años, pero ve con sospecha que ese encargo se le asigna a quienes han sido cómplices del crimen.

 

A pesar de lo anterior, es preciso “no ver el diablo en todos lados”. No todos los elementos del ejército han cedido a la corrupción, incluso algunos han sufrido al interior de sus unidades por negarse a cumplir con órdenes ilegítimas, bastaría con platicar con algunos de los reclusos en las prisiones militares.

 

No hay duda de la capacidad operativa y estratégica del ejército para encarar la grave situación de inseguridad, pero eso no será suficiente sin la disposición de los superiores para hacer el bien y encarnar los altos ideales de la institución: “Siempre Leales”.

 

Compartimos el deseo de reivindicación y justicia de aquellos que han sido víctimas de militares pervertidos que han hecho tanto mal a esta noble institución. Sin embargo, con motivo del Día del Ejército Mexicano, es justo reconocer el heroísmo y buena voluntad de tantos soldados, hombres y mujeres, que a diario dan lo mejor de sí en las tareas encomendadas para el bien de la patria. Gracias por el bien que hacen y el sacrificio que eso ha implicado.  ¡Felicidades!

 

 

ANIMA VERBI:

 JUAN PABLO ROJAS TEXON

 

Una de las versiones más influyentes de la Biblia es la “Vulgata” (femenino del latín vulgatus, ‘divulgado’, de vulgare, ‘popular’, y éste, a su vez, de vulgus, ‘pueblo’), llamada así por estar destinada a ser la “edición divulgada” (vulgata editio) de la Iglesia católica. Se trata de una traducción al latín vulgar del Antiguo y Nuevo Testamentos, escritos originalmente en hebreo y griego, hecha por san Jerónimo en el siglo IV con el fin de lograr una adaptación más precisa y entendible que las anteriores. Durante siglos esta versión se fue abriendo paso entre errores de copiado y debates teológicos. Por eso, hoy es el texto oficial para el estudio privado, la oración y la liturgia.

 

ESTO YO NO LO SABÍA…

¿Por qué a los médicos de la Cruz Roja, no se les dispara en una guerra?

DAVID DE JESÚS LÓPEZ MARTÍNEZ

Es curioso el preguntarse por qué a los médicos de la cruz roja no se les dispara en medio de una guerra, pero la respuesta la podemos encontrar nosotros en las leyes modernas de la guerra, tales como los Convenios de Ginebra de 1949, en las cuales los médicos quedan resguardados de cualquier ataque, así como también incluyen la prohibición de atacar a ambulancias o barcos hospital que muestran una Cruz Roja / Media Luna Roja u otros emblemas relacionados con la Cruz Roja Internacional.

En cualquier caso, las personas protegidas por la Cruz Roja / Media Luna Roja o mediante una bandera blanca, se espera de ellos mantener la neutralidad, y no podrán participar en actos bélicos; de hecho, la participación en actividades de guerra bajo un símbolo protegido es en sí misma una violación de las leyes de guerra conocidos como perfidia (es una forma de engaño en la que una parte se compromete a actuar de buena fe: por ejemplo, izando una bandera de rendición).

… PERO AHORA YA LO SÉ.

 
FRASE DE LA SEMANA: “Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor” Antoine de Saint Exupéry

 

FOTO: ANTOINE DE SAINT EXUPERY

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Seminario Arquidiocesano de Xalapa

"San Rafael Guízar Valencia"

Curso Introductorio, Filosofía y Teología

Prol. Boulevard Diamante No. 360

Col. Pedreguera, Molinos de san Roque

(U.H. FOVISSSTE) Xalapa, Ver.

Tel: 8 40 06 57

8 14 05 25

8 90 36 41

Correo electrónico:

saxpagina@gmail.com

seminariodexalapa@mail.com

Instituto de Estudios Superiores

Rafael Guízar Valencia

Facultad de Filosofía

Tel: 8 40 79 59

correo: iesraguiv@hotmail.com

Pastoral Vocacional

Av. Camacho No. 73, Xalapa, Ver.

Tel: 8 17 50 07

 

Seminario Menor

Av. Camacho No. 73, Xalapa, Ver.

Tel: 8 17 50 06