El Planeta, nuestra casa común

03/06/2019

E D I T O R I A L

El Planeta, nuestra casa común

Nuestra casa común, el planeta, necesita de nosotros. Ciertos problemas a nivel mundial han originado el cambio climático. No es un problema actual, sin embargo, muchas noticias en los medios de comunicación afirman que estamos en un momento crítico, un momento que puede definir el daño sin reversa. La contaminación del agua, la tierra y el aire, con toda la biodiversidad que hay en ellos, debe llevarnos a la acción.

Hace cuatro años, el papa Francisco, publicó la carta encíclica «Laudato sí» (Alabado seas), sobre el cuidado de la casa común. En él se exponen las causas de este problema mundial, y nos da algunas orientaciones y líneas de acción, leerla podría orientar a creyentes y no creyentes en el cuidado de la casa común; y con ella, la flora y la fauna, y el mismo ser humano. En tal caso nuestro objetivo debe ser formar nuestra conciencia y reconocer cuál es la contribución que cada uno puede hacer.

 

 

Impacto ambiental: mina toxica a cielo abierto

JOSÉ FELIPE DOMÍNGUEZ GRIJALVA

 

El proyecto de extracción de oro, “Caballo Blanco” en la zona de Palma Sola y Mozomboa, específicamente en el cerro llamado “La Paila”, es, debido a la forma de extracción del metal, un gran peligro ecológico para esa región. 

 

Una mina tóxica a cielo abierto es una nueva forma de extraer minerales del subsuelo. Durante el proceso de extracción del metal se deforestan varias hectáreas de terreno lo que provoca la pérdida de muchas especies de árboles, arbustos y toda clase de planta que se encuentran en el lugar. Del mismo modo la fauna se ve afectad. El hábitat natural de muchas especies corre peligro y, ante esta amenaza, las más afortunadas, inician un proceso de migración, mientras que muchas otras, como las crías de aves o roedores sucumben ante el estupor de la maquinaria pesada. 

   

Posteriormente, se inicia la demolición de los cerros por medio de explosiones, las cuales diariamente superan las dos toneladas y media de explosivos llamados ANFO. Explosiones altamente contaminantes, ya que al remover la tierra se libera otros muchos elementos que por siglos e incluso miles de años han estado allí. Después, esta roca fragmentada es transportada por grandes palas mecánicas hasta otra zona en donde por medio de grandes molinos es triturada, para obtener así una especie de polvo, el cual será tratado con químicos para la obtención del valorado metal.

 

La etapa de recuperación de pequeñas partículas de oro es la más peligrosa y lleva consigo la contaminación de miles de litros de agua. El polvo recolectado es tratado con agua que contiene cianuro (veneno sumamente toxico). Durante el lavado de dicho material se utiliza un aproximado de 250, 000 litros por hora. Esta mezcla es recolectada en las pailas de lixiviación, donde se vierte carbón para separar el oro del cianuro.

                       

La idea es aplicar este procedimiento para la extracción de oro en el cerro “La Paila” el cual está a menos de tres kilómetros de la planta nucleoeléctrica Laguna Verde, planta que estará expuesta a las diversas detonaciones. Se ocuparán miles de litros de agua, la cual se obtendrá explotando los acuíferos subterráneos, lo que ocasionará el desabasto de agua afectando a las comunidades aledañas: Palma Sola, El Viejón, Arroyo Agrio, El Linón, entre otras.

 

El polvo tóxico se dispersará por un radio de varios kilómetros, debido a las corrientes de aire, provocando toda clase de afectaciones directas a la salud y al medio ambiente. Esta zona donde desean establecerse es la ruta de millones de aves migratorias; están también las playas de La Mancha, Villa Rica, El Farallón, que serán contaminadas por las filtraciones del cianuro y muy posibles rupturas de las pailas de lixiviación, los mismo los afluentes subterráneos y arroyos circundantes serán envenenados. Es por esto que expresamos nuestra inconformidad ante la implementación de las minas toxicas a cielo abierto por el severo daño que causan a nivel social, cultural y ambiental.

 

Hay mucho que decir sobre el grave peligro que se corre por la implementación de dichas acciones. La lucha no solo incluye a las personas que actualmente viven en la zona afectada, sino también a las futuras generaciones, las cuales tiene el derecho de contar con los recursos naturales necesarios para su posible desarrollo. Existen en nuestro estado organismos que han asumido un papel importante en la defensa del medio ambiente y sus repercusiones a la vida en general como lo es “La Asamblea Veracruzana De Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA), así también desde el ambiente eclesiástico, Monseñor Hipólito Reyes Larios, arzobispo de Xalapa, manifestó que “las minas encuentran un paraíso y los convierten en un infierno”. Ante esta realidad decimos, NO A LA MINA SI A LA VIDA.

 

El beneficio de cuidar lo dado por el Creador.

Una perspectiva rortyana permeada de neotomismo.

RAFAEL RAMOS PÉREZ

 

En el siguiente texto pretendemos presentar de manera general la propuesta de la filosofía rortyana. En un segundo momento queremos presentar lo “útil” que podría ser esta filosofía en temas medulares como la ecología y el medio ambiente. En un tercer y último momento realizaremos un diálogo entre la filosofía rortyana con la propuesta de la filosofía perenne, de tal manera que comprendamos que aún en la diversidad de pensamiento hay cosas que se manifiestan con tal envergadura que es necesario buscar los diálogos y las negociaciones para poder resolver los problemas inmediatos de la mejor manera posible. En este caso, lo beneficioso que es para el ser humano dar al planeta aquello que le corresponde en justicia que consiste en respetar el orden que se encuentra establecido en él para mantener la armonía entre las partes aportando así al bien común.

 

Richard Rorty fue un filósofo norteamericano el cual estudió en Chicago y Yale. Él fue representante de una corriente filosófica que podemos catalogar como antiesencialismo moderno. El antiesencialismo propone que hay que atenerse a la creencia que resulta beneficiosa. Su filosofía consiste principalmente en buscar suprimir “prácticamente” el dolor innecesario de la vida humana.  Se entiende así que para él lo útil consiste en el uso de las cosas en relación a los proyectos del ser humano de tal manera que busque adaptarse en el mundo con base en fines utilitarios. Rorty con su versión del pragmatismo buscó generar conversaciones cuyo centro fuera resolver los problemas que presentan las contingencias.  Lo contingente debe entenderse como aquello que afecta al hombre en lo inmediato, sin necesariamente tener una visión metafísica o trascendente del ser humano.

 

Evidentemente los filósofos neotomistas no están de acuerdo con esto. Para el neotomismo el ser humano con sus potencias intelectivas, tiene toda la capacidad para alcanzar la verdad de manera suficiente en todo tiempo y espacio y resolver los problemas con base en una adecuada antropología de naturaleza trascendente o metafísica. El neotomismo se presenta así como una filosofía perenne.

 

Entonces, Rorty propone desarrollar nuestra capacidad de negociación ante los problemas que de alguna manera afectan los “intereses” de un grupo de personas o hablando con mayor precisión, lo que afecta a una persona dentro de un grupo determinado.

 

Y es así donde pretendemos emprender la reflexión sobre el tema de la ecología y el medio ambiente desde una perspectiva rortyana donde podemos advertir que si bien el fundamento último de su filosofía es endeble, la fuerza que muestra para exaltar la negociación tiene relevancia capital en las sociedades contemporáneas.

 

Bajo la perspectiva rortyana se puede presentar la siguiente pregunta: ¿qué tan “conveniente y útil” es cuidar el planeta para no transgredir el orden y la armonía establecidos desde el primer momento de su existencia?

 

Para contestar esta pregunta desde la perspectiva rortyana no es necesaria otra cosa que la negociación con base en los “intereses” de la persona o el grupo de personas más o menos convencidas de la profundidad del problema. Ahora bien, si lo “útil” representa para Rorty el uso de las cosas en relación a los proyectos del ser humano, resulta oportuno y conveniente el diálogo sobre el beneficio que se puede obtener al cuidar el orden y la armonía establecidos en el planeta. De esta manera se presenta evidente para políticos, empresarios y consumidores (personas o espíritus encarnados) mantener el orden establecido para generar bienestar para la mayor parte de personas posible.

 

Ahora bien, si a la propuesta de negociación pragmática utilitaria de Rorty le sumamos la fuerza de la filosofía perenne (tomismo o neotomismo) como fundamento último del cuidado del planeta, veremos claramente que el orden establecido en el mundo no es el resultado del azar o la casualidad, sino la materialización de un plan establecido por un Creador o Causa primera que pone a disposición de la persona todo cuanto existe para que logre su propia perfección. 

 

Por tanto, es necesario el diálogo y la negociación para que el grupo y cada uno de sus miembros logren la propia perfección a través del cuidado del planeta que no deja de llenarnos de estupor y admiración. Al final resulta beneficioso cuidar lo dado por el Creador.

 

 

ANIMA VERBI:

Anima verbi

JUAN PABLO ROJAS TEXON

 

En la cultura bíblica la ley del “levirato” (en latín, leviratus; de levir, ‘cuñado’, y la desinencia nominal -atus, que indica ‘dignidad’, ‘título’, ‘cargo’) ordenaba al cuñado desposar a la viuda del hermano difunto y concederle hijos, entre los cuales el primogénito debía llevar el nombre del fallecido para perpetuar su nombre en Israel. Si el cuñado accedía a cumplir esta ley, redimía la afrenta de la mujer sin descendencia, además de que pasaba a administrar los bienes familiares heredados. De lo contrario, la viuda tenía el derecho de quejarse con los ancianos de su ciudad y, delante de ellos, escupir a la cara del infractor en señal de desprecio (Dt 25, 5-10). Así pues, el levirato es un tipo de unión matrimonial en el que “el cuñado asume el papel de marido”.

 

ESTO YO NO LO SABÍA…

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

REMIGIO ROJAS REYES

En el evangelio de San Lucas 24, 50-51 se narra como Jesús, después de dar las últimas instrucciones a los apóstoles, los llevó cerca de Betania y mientras los bendecía, alzando las manos, subió al Cielo. Se entiende por "ascender al cielo" una unión física con Dios Padre y no una transformación espiritual del individuo como es habitual en las experiencias místicas de otras religiones. La fiesta de la Ascensión cobra gran importancia dentro del ambiente cristiano, ya que en ella se revela el aspecto divino de Jesús, el cual recibe de nuevo la gloria que tenía antes de salir del Padre. El misterio tuvo lugar 40 días después de la Pascua. El número 40 es un número simbólico en la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades. Esto está en relación con otros episodios como el diluvio, la marcha del pueblo de Israel a través el desierto o el tiempo que Jesús paso en el mismo. El origen de la festividad es muy antiguo, hay indicios de ella ya desde el siglo IV, los concilios de Elvira y Nicea (325) ya daban indicios de su celebración. Este fue el penúltimo momento del misterio pascual, antes de la donación del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés.

… PERO AHORA YA LO SÉ.

FRASE DE LA SEMANA: “La naturaleza no hace nada incompleto ni nada en vano”. Aristóteles

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Seminario Arquidiocesano de Xalapa

"San Rafael Guízar Valencia"

Curso Introductorio, Filosofía y Teología

Prol. Boulevard Diamante No. 360

Col. Pedreguera, Molinos de san Roque

(U.H. FOVISSSTE) Xalapa, Ver.

Tel: 8 40 06 57

8 14 05 25

8 90 36 41

Correo electrónico:

saxpagina@gmail.com

seminariodexalapa@mail.com

Instituto de Estudios Superiores

Rafael Guízar Valencia

Facultad de Filosofía

Tel: 8 40 79 59

correo: iesraguiv@hotmail.com

Pastoral Vocacional

Av. Camacho No. 73, Xalapa, Ver.

Tel: 8 17 50 07

 

Seminario Menor

Av. Camacho No. 73, Xalapa, Ver.

Tel: 8 17 50 06