Anima Verbi

La “ofrenda” (en latín, “offerenda”; del prefijo “of”, asimilación de “ob”, ‘frente a’, y el gerundivo “ferenda”, a su vez de “ferre”, ‘traer’) es, tal cual indica su nombre, un “ofrecimiento” a Dios. En la santa eucaristía consiste en llevar al altar el pan y el vino que serán entregados en sacrificio por el sacerdote en nombre de Cristo para hacer de ellos su Cuerpo y Sangre (CIC 1350). Esencialmente la ofrenda es una acción de gracias porque cuanto se tiene proviene de la Creación y supone reconocer que todo intento humano de presentar oblaciones al Señor sólo alcanza su perfección en Él.